17 de setembre de 2018

Las Sociedades Económicas de Amigos del País

Las Sociedades Económicas de Amigos del País nacen en el sí del reformismo borbónico en el siglo XVIII con el fin de mejorar la situación económica y cultural de España, de carácter local. El pensamiento reformista que envolvía las Sociedades Económicas promovían la uniformidad política y administrativa, la instrucción popular y el fomento de la agricultura, el comercio y la industria. Así, se pretendía introducir en España las nuevas teorías y prácticas de las ciencias y las artes, sobretodo para el fomento de la economía del Estado. Las Sociedades funcionaban alrededor las tertulias, donde se trataban asuntos de interés, tratándose de manera didáctica para difundir las ideas ilustradas.
Aunque surgidas por iniciativa privada, el Estado ordenó la fundación de sociedades locales en toda España a partir de 1774.
La primera Sociedad Económica de España fue fundada en la localidad guipuzcoana de Azcoitia en 1748. Se reunían en un mismo espacio hidalgos y curas para el debate de las mejoras que se podían hacer basándose en el reformismo.
Con el mismo ideario surgieron las Sociedades Agrarias con el mismo pensamiento reformista pero incidiendo en el campo de la agricultura ideando y debatiendo en la necesidad de crear y aplicar una política agraria debiéndose llevar a cabo una mejor en los diferentes tipos de contrato, mejoras en los cultivos, mejorar los transportes, prohibición de crear nuevos mayorazgos, establecer las desamortizaciones, liberalización del comercio de granos… Una de las políticas vinculadas con este último aspecto fue la liberalización del comercio interior y exterior de trigo en 1765.