divendres, 15 de juliol de 2011

El Museu Sefardí de Toledo és fa accessible a les persones amb discapacitat visual i auditiva

El Ministerio de Cultura, a través de la Subdirección General de Museos Estatales ha incorporado a sus principales líneas estratégicas de actuación convertir los museos en espacios accesibles. En los últimos años, la política de accesibilidad de estos museos se ha actualizado con la progresiva y eficaz incorporación de recursos tecnológicos adaptados, como son las signoguías (pdas adaptadas en Lengua de Signos y subtitulado), los sistemas de bucle magnético, y otros más recientes como las audioguías con conexión a lazos personales de inducción magnética y los equipos portátiles de amplificación auditiva.

Se presenta ahora el proyecto de adaptación a personas con discapacidad visual y auditiva, gracias al impulso de la Fundación Orange, que ha financiado el desarrollo y ejecución de esta iniciativa, poniendo a su servicio las últimas tecnologías adaptadas al ámbito museístico. La colaboración y el asesoramiento de la ONCE han sido también fundamentales para la implantación y desarrollo de nuevos recursos y contenidos dirigidos a personas con discapacidad visual, como las audioguias con audiodescripción.

El Museo Sefardí, gracias a la culminación de este proyecto, se convierte en pionero entre los museos de titularidad estatal, gestionados directamente por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, con una adaptación expositiva pensada para que los colectivos de personas ciegas o con resto visual puedan realizar la visita de forma totalmente autónoma conjuntamente con el resto del público. Señalar que si bien, es un proyecto pensado para cubrir todas las necesidades de las personas invidentes, podrá ser usado por todo el público en general, convirtiéndose en un proyecto inclusivo.

A lo largo del recorrido de las salas, se ha dispuesto un conjunto de hitos expositivos, seleccionados cuidadosamente entre los fondos de la exposición permanente actual y los almacenes del museo. Un total de 19 piezas: 3 maquetas, 6 copias y 10 originales, entre los que cabe destacar una lápida funeraria con caracteres hebreos, un sillón de circuncisión conocido como Sillón de Elías y una maqueta del muro del hejal de la Sinagoga .

Todo ello se completa con la elaboración de materiales de apoyo. Se incluyen: un plano general del museo en relieve que se colocará al inicio del recorrido; estaciones táctiles con anclajes para que muchas de las piezas puedan ser, además de palpadas, sopesadas; bandas texturizadas ante cada obra accesible; gráfica y textual en braille y macrocaracteres (de los que se beneficiaran personas con resto visual) y audioguías descriptivas de los contenidos.

En el diseño del mobiliario permanente donde se exponen las piezas accesibles al tacto se ha tenido en cuenta la alta afluencia de público (267.447 visitantes anuales sitúan al Museo Sefardí en la institución museística de la Subdirección General de Museos Estatales más visitada en 2010), así como la escasa amplitud de los espacios de circulación de las salas. Para solventar estas dificultades, se ha optado por ubicar las piezas aprovechando espacios que no entorpezcan la normal circulación del resto de los visitantes.

El proyecto de accesibilidad del Museo Sefardí contempla, además, a personas con discapacidad auditiva, que usan audífonos o implantes cocleares. Con el impulso de la Fundación Orange, se pone a disposición del público demandante nuevos dispositivos de comunicación, como son los bucles magnéticos fijos en la taquilla del museo y audioguías con conexión a lazos personales de inducción magnética. Estos dispositivos transforman el sonido en ondas magnéticas, que el audífono y el implante coclear captan y facilitan la comprensión auditiva a las personas que los portan.

Para todas aquellas personas que aunque no tengan reconocida una discapacidad, tengan mermada su capacidad auditiva, como es el caso de las personas mayores, el Museo ha puesto a su disposición amplificadores de sonido que podrán conectar a las audioguías y a los equipos de visitas guiadas, permitiéndoles acceder con una mejor calidad del sonido a la información.

Las actuaciones sobre accesibilidad se inician en el Museo Sefardí en 2007, gracias a un convenio de colaboración entre el Ministerio de Cultura y la ONCE, y son el primer paso de un proyecto más global, cuyo objetivo es facilitar una visita autónoma a las personas con diversidad funcional en la visita al museo.
Se concretaron estas primeras soluciones con la instalación de un kiosko multimedia que permite realizar una visita virtual de la primera planta a personas con discapacidad motora, salvando así las dificultades que ofrece el edificio histórico. Asimismo, para facilitar la accesibilidad del recorrido expositivo, se procedió a la nivelación del pavimento del área de acogida y de la planta primera además de la colocación de una rampa en el Patio Norte.

Desde 2010, fecha en la que se firma el convenio con la Fundación Orange, se impulsa una etapa que culmina en estas últimas intervenciones y la puesta a disposición del público del recorrido táctil y de los dispositivos para personas con discapacidad auditiva

Es importante resaltar la progresiva y eficaz incorporación en los museos estatales de recursos tecnológicos adaptados. Uno de los primeros pasos en este proyecto general de accesibilidad aplicado a los museos estatales tuvo lugar en 2008 con la presentación de las signoguías adaptadas en Lengua de Signos Española y subtitulado, del Museo Nacional de Arte Romano. Paulatinamente, se han puesto en marcha programas similares en los siguientes museos: el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQUA, el Museo Nacional del Romanticismo, el Museo del Traje, el Museo Cerralbo y el Museo Nacional Colegio de San Gregorio. En breve la oferta se ampliará a otros museos, como el Museo Arqueológico Nacional o el Museo del Greco.

La presentación de este nuevo recorrido táctil correrá a cargo de la Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde, contando con la presencia del Director General de la Fundación Orange, Manuel Gimeno y de Patricia Sanz Directora General Adjunta de Servicios Sociales para Afiliados de la Fundación ONCE.

Nota de premsa del Ministeri de Cultura